viernes , 20 octubre 2017
Inicio > Recursos > Juegos Infantiles > Juegos musicales

Juegos musicales

En el hipódromo

Todos los niños están sentados en el suelo frente al monitor. Lo primero que tienen que hacer los niños es imitar el trote del caballo. Para ello deben golpearse los muslos de forma rítmica. El monitor irá indicando ir más rápido o más lento, por lo que el ritmo aumentará o disminuirá.

Los caballos también se encontrarán con setos. Para saltarlos los niños deberán inclinarse hacia atrás, levantando los brazos y las piernas.

Para hacerlo más divertido también se podrá saludar a los espectadores que nos miran desde las gradas. El final es muy importante, ya que habrá que hacer un sprint muy rápido para llegar el primero a la meta.

Y no podemos olvidarnos de la foto final de meta. Los niños tienen que poner la mejor de sus sonrisas.

Las sillas

Para que los niños se familiaricen con el juego, primero colocaremos el mismo número de sillas que participantes vayan a jugar. Las sillas debemos ponerlas formando un círculo.

Pondremos una música y los participantes tienen que girar al ritmo de la música. Cuando la música se detenga cada jugador deberá sentarse en una silla.

Una vez familiarizado se quitará una silla, se pondrá una silla menos que el número de jugadores. Se pondrá la música y al pararla todos buscarán su asiento. El que no lo tenga cogerá una silla del círculo y se saldrá del juego.

Así se repetirá la operación hasta que gane uno.

Las rimas

Todos los niños se sientan en círculo y se reparte una hoja y un bolígrafo a cada chaval.
Cada jugador debe inventarse un pareado con su nombre y escribirlo en su folio.

Cuando todos hayan acabado comienza el recital. Cada uno debe recitar su pareado. Como ejemplo pondremos el pareado de una niña: “esta es la historia de Sandra, que de mascota tiene una salamandra”.

Las serpientes

Los niños comienzan el juego arrodillados como si fueran serpientes dentro de un cesto. Todos deben estar repartidos por todo el espacio disponible.

Al sonar la música deben ir levantándose poco a poco moviéndose como si fueran serpientes. Cuando cese la música todos deben arrodillarse otra vez, hasta que vuelva a sonar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *